jueves, 30 de junio de 2011

Festival De La Guitarra De Córdoba


Ausentarse de La Hechicera durante las dos primeras semanas de julio es -por decirlo de una manera suave- un sacrilegio. Cuando a pesar del calor unos llegan a Córdoba durante la primera quincena, el que aquellos que la habitan salgan en busca de playas, montes, sierras o cualquier otro destino que ofrezca temperaturas leves, es un pecado difícil de perdonar. El verano es largo en estas lindes, llega madrugador y se obceca en marcharse. Hay más días que ollas para ir a la caza de la sardina, del pescaito, del parapente, del museo… hay más días que ollas para calzarse las botas o las sandalias de goma… y son doce y únicos los días en que se celebra El Festival de la Guitarra de Córdoba.

Sí, un sacrilegio, un pecado que este año cometo. Mea culpa.

Mi penitencia -y, tal vez, mi redención- es la siguiente: incluir aquí temas de cuatro de los autores que participarán en esta 31ª edición. Aquellos, entre otros de igual valía, que –de no estar en andurriales lejanos- habrían sido para mí citas ineludibles.

Y la absolución a falta tan grave la tengo guardada en un cajón: la entrada para ZZ Top, el día 16 (segunda quincena ya).

Vicente Amigo “Poeta”. Orquesta de Córdoba. Dirección Joan Albert Amargós. Lugar: Teatro de la Axerquía. Fecha: martes, 5 de Julio. Hora: 22:30 h.

 

 

Andrés Calamaro. Lugar: Teatro de la Axerquía. Fecha: jueves, 7 de Julio. Hora: 23:30 h.

 

 

Pablo Milanés. Lugar: Teatro la Axerquía. Fecha: viernes, 8 de Julio. Hora: 23:30 h.

 

 

Luis Pastor / Orquesta de Córdoba / Leonardo Marínez Cayuela (dirección musical). “En esta esquina del tiempo” Homenaje a José Saramago. Lugar: Gran Teatro. Fecha: martes, 12 de Julio. Hora: 21:00 h.

 



 

Estos son los conciertos y espectáculos, pero el Festival de la Guitarra es más, mucho más:

 

Actividades paralelas y complementarias en el Teatro Góngora, en el Teatro Cómico Provincial, en el Palacio de Congresos; Jornadas, Conferencias, Exposiciones, Publicaciones, Presentaciones...

 

Y, por supuesto, el Programa Formativo, con profesorado de lujo, para alumnos muy muy aplicados, con diversos apartados: guitarra clásica, guitarra y otras músicas, guitarra flamenca, baile flamenco, y cante flamenco.

  

Sin olvidar el apartado de Convocatorias: "Concurso Internacional de Guitarra, Festival de Córdoba" y  el "Certamen Flamenco de Guitarra Joven de Acompañamiento de la Fundación Cristina Heeren". 

 

Enlace a la página del Festival:

http://www.guitarracordoba.com/index.php/inicio.html

 

 

martes, 28 de junio de 2011

¿Estamos Hablando De Cultura?


Vaya, parece ser que la Capitalidad  Europea de la Cultura no se da al mejor proyecto, al mejor dossier de los presentados, a la ciudad que tiene la mayor implicación de su ciudadanía, a la que cuenta con más apoyos institucionales y personales a nivel estatal y mundial, a la ciudad respaldada por dos mil años de historia y de cultura, a la que acumula en su inventario más Patrimonios de la Humanidad de la Unesco, sino que son factores políticos varios y de apoyos presupuestarios los que deciden (seis, la mitad de los miembros del jurado son españoles, del ministerio de cultura, con Sinde a la cabeza).

San Sebastián es muy bonita, nadie lo duda, y tiene un festival de cine estupendo, y también tiene algo más: la tasa de paro más baja de España y uno de los niveles de vida más altos. Córdoba, por el contrario, tiene una de las tasas de paro más elevadas. San Sebastián no necesitaba la capitalidad; Córdoba, sí. Y Andalucía. Córdoba era la candidatura del sur.

De nuevo, muy injustamente, y por motivos ajenos a la cultura, el norte se impone al sur.

Córdoba se lo pierde, desde luego, pero quien se lo pierde de verdad es Europa. 

Europa tendría que estar agradecida, dar las gracias un millón de veces por que Córdoba estuviera dispuesta a ser su Capital de la Cultura durante un año.


-"Europa se lo pierde"-
.

lunes, 27 de junio de 2011

Antonio Muñoz Molina, Reflexiones


A continuación, una emotiva reflexión de Antonio Muñoz Molina.

“Aprender a escribir libros es una tarea muy dura, un placer extremadamente laborioso que no se regala a nadie. Lo que se llama la inspiración, la fluidez de la escritura, la sensación de que uno no arranca las palabras al papel, sino de que ellas van por delante señalando el camino, sólo llega, cuando llega, después de mucho tiempo de disciplina diaria. Esos genios de la novela que andan a todas horas por los bares son genios de la botella más que de la literatura. Y aprender a leer libros y a gozarlos también es una tarea que requiere un esfuerzo largo y gradual, lleno de entrega y de paciencia, y también de humildad. /…/ 

Frente a la mansedumbre, a la codicia y a la zafiedad que quieren ahogarnos, la imaginación y la libertad son las armas más nobles de las que disponemos, y … tampoco pasa nada por predicar en el desierto. /…/  La literatura no está en esos grandilocuentes actos oficiales, en las conversaciones chismosas de los escritores, en las entrevistas de la televisión. Donde está y donde importa  la literatura es en esa habitación cerrada donde un hombre escribe a solas a altas horas de la noche, en el dormitorio de un niño que se desvela leyendo a Emilio Salgari, en el aula de un Instituto donde un profesor sin más ayuda que su entusiasmo y su coraje le trasmite a uno solo de sus alumnos el amor por los libros”.
 
Extracto de: “La disciplina de la imaginación”, 1990.
 

viernes, 24 de junio de 2011

"NO, Global Tour", Santiago Sierra: Arte Contemporáneo Comprometido


Santiago Sierra, un buen ejemplo del Arte Contemporáneo comprometido.

Reproduzco, a continuación, un artículo de El País, firmado por Angeles García, sobre la película de Sierra: "No, Global Tour". Después, incluyo el vídeo del "trailer 2" de la misma, en donde se recoge una acción perfomance, repetitiva, que, como todas ellas, pretende remover o producir algo dentro del espectador. Sierra, lo consigue (¿tal vez... asco...?, por ejemplo, para empezar...).


SANTIAGO SIERRA, convierte en película su airado "No" al Estado y al sistema. El autor que rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas firma una obra experimental con aires de "road movie".- Una "perfomance" estuvo en el origen del proyecto. ÁNGELES GARCÍA -Madrid - 08/06/2011.

Como una suerte de aparición profética que prefiguraba la oleada de indignación que nos invade, la escultura de un NO gigantesco (3,2 metros de alto por cuatro de ancho; media tonelada de peso y desafiante color negro) ha viajado por todo el mundo (para ser más concretos, el primer mundo) durante dos años. Encaramada a la plataforma de un camión, se erguía como una sonora de oposición al sistema. Tanta indignación era cosa del iconoclasta artista Santiago Sierra (Madrid, 1966).
Sierra no asistió al estreno ni quiso explicar a la prensa su largometraje. Los centros de poder y de consumo son dos de sus blancos favoritos.

La performance, que elegía escenarios donde demostrar olímpico desprecio a todos los centros del poder y del consumo, se convierte ahora en la película: NO, Global Tour. The film, estrenada el lunes en la Academia del cine. ¿Y cómo resulta? Como un filme experimental con aires de road movie rodado en blanco y negro que retrata en 120 minutos el enfado universal de su autor, uno de los artistas españoles más respetados de la última década.

Radical hasta el extremo de rechazar el Premio Nacional de Artes Plásticas 2010 por su oposición frontal a "un Estado que es cómplice de guerras dementes y que, entre otras muchas cosas, dona el dinero común a la banca" su No podría leerse como un provocador resumen de sus principios políticos.

La película, atravesada por el dramatismo de la dura fotografía en blanco y negro, transcurre entre distritos financieros y políticos, zonas industriales o suburbios deprimidos. Las autopistas, las fronteras con sus controles de mercancías y las trabas burocráticas dan a menudo con el camión aparcado, solitario, en una penumbra en la que solo se oye la lluvia. Esa poética del abandono deja paso en otras partes del metraje al desquiciante sonido que emite una sierra al atravesar una viga de hierro o el ruido de una rueda reventada al arrastrarse sobre el asfalto.

También hay material humano. En cada parada del camión, por la pantalla desfilan los espontáneos que festejan o miran con curiosidad la caravana. Todos los rostros están pixelados o la cámara enfoca la espalda de quienes participan voluntariamente en la performance. Solo hay una excepción: el príncipe Felipe. Fue filmado durante su presencia en la Feria de ARCO de 2010 (la edición en la que la instalación de Sierra atravesó los pabellones de norte a sur). Los primeros planos del príncipe ocupan varios segundos la pantalla y el NO se funde con su rostro. Igual ocurre con la bandera española que ondea en los recintos feriales.

Como una parte más de la performance, Santiago Sierra no asistió al estreno de la película, aunque su galerista (Helga de Alvear) aseguraba que se encontraba en algún lugar cercano a la sala. Cercano pero sin identificar, claro está. Es parte habitual de su juego. Después aceptó ser entrevistado solo por correo electrónico. Al final, tampoco respondió a las preguntas. Consideró que no hay nada que añadir a su obra. Un enorme y contundente NO, ahora también (o mejor, tampoco) en pantalla grande.


Trailer 2:



 


jueves, 23 de junio de 2011

ZZ Top, Festival de la Guitarra, Córdoba

ZZ Top: Un broche de lujo para el Festival de la Guitarra de Córdoba, 2011.

Billy Gibbons, Dusty Hill y Frank Beard, miembros de la banda desde hace más de cuarenta años, actuarán el 16 de julio, a las 23:00 horas, en el Teatro de la Axarquía.

Otra noche de verano, cálida y perfumada, con vistas a la torre iluminada de la mezquita, rodeados de los cipreses que escalonan el teatro como si de un teatro romano se tratara; magnífico escenario para que las notas y las voces de míticos del rock, inunden, como tantas veces, el aire de Córdoba, esta vez: La pequeña vieja banda de Texas.



martes, 21 de junio de 2011

Diario de una Atleta

A continuación inserto dos textos ajenos. Dos microrelatos escritos por una chica que en la pasada primavera cumplió diecisiete años. Acaba de concluir 1º de Bachillerato, y aunque se haya decantado por ciencias puras, por el bachiller tecnológico, y planee estudiar una ingeniería, le gusta escribir, no lo hace mal y, tanto en este curso como en el anterior, ha sido premiada en el Concurso de Microrelatos  de su instituto.

Le gustan las ciencias y la escritura, como he dicho, pero sobre todo lo que constituye una parte importantísima de su vida es el Atletismo.


Autora: Alba Berlanga Lillo:

“Diario de una atleta”

(1º Premio del Concurso de Microrelatos de Bachillerato, 2011).

Estoy con aquel que me ha acompañado en situaciones semejantes... mi nerviosismo. Cierro los ojos y respiro hondo, pero no se va. Cada vez se vuelve más amenazador. Y por fin... suena el disparo. Seguidamente desaparece la angustia que me estaba atormentando segundos antes. Ahora sólo quedo yo. En medio de dos líneas con un único objetivo, seguir.
Centro de muchas miradas, de gritos de ánimo. Son murmullos, a penas los oigo. Saltan, dan palmadas, siempre atentos. Ya falta poco, tan sólo unos metros. Tú puedes; aguanta; no te rindas; lucha;…
Cuando la fatiga va ganando terreno y las piernas a duras penas responden, caigo. Duele. Miro a mi alrededor: unos ríen, otros lloran. Yo… no estoy, simplemente eso. Me abrazan, están ahí, conmigo. Sonrío con el poco aliento que me queda… Pero volveré –pienso. Porque el verdadero éxito no significa conseguir la victoria. Sino saber levantarse tras una caída, como esta.
Los miro, vuelvo a sonreír, abrazo, estoy ahí,… –Volveré.



“Era martes, o quizás miércoles”

(Mención Especial  del Instituto en el Concurso de Microrelatos, 2010)

Era martes, o quizás miércoles…
Abrí los ojos casi incapaz de mantenerlos y me vi tirada en una playa, el mar me deslumbraba. Asustada me puse en pie, ¿dónde estaba? Miré a mi alrededor y pronto supe que aquel sitio no era habitado: no había edificaciones, ni desperdicios en la arena, solo vegetación. Confusa miré al cielo, me tranquilizó verlo, brillante como siempre iluminaba el lugar; lo veía distinto, sus rayos no me asustaban, y es que allí él no era un enemigo. El cielo, despejado de humos, lucía un azul intenso. Una brisa cálida golpeaba las copas de los árboles, sin violencia. Las únicas huellas en la arena eran las de las gaviotas que paseaban sin miedo. No había rastro de pobreza, ni de catástrofes; todo estaba en calma. Y es que allí no habitaba ningún ser capaz de diseñar para destruir.
Me tumbé en la arena, y el propio silencio fue la nana que me sumergió en un profundo sueño. Tal vez ni siquiera fue un martes, ni un miércoles, y quizás ni siquiera fue un día de la semana. Lo más probable es que aquel lugar sólo fuera fruto de mi imaginación.