jueves, 13 de diciembre de 2012

Contigo






Escondida tras el árbol, cual camaleón en el entorno, está contigo, como sombra de luna tras los pasos o diurno resplandor adelantándolos, salero de lágrimas, dulzor de  risa, luz cernida sobre la ceguera. No permitas que la niña que fuiste se aleje, no por miedo a que quede perdida en la oscuridad del olvido, no, esa niña conoce las sendas, veredas y caminos, también los atajos, no temas por ella, no corre riesgo alguno… Pero si se marchara, tú quedarías huérfana para siempre de la dulce o punzante nostalgia; tal vez pueda parecerte agradable que tal cosa sucediera porque la añoranza duele y a veces no es buena compañera; aun así, si soltaras a esa niña, si dejas que se vaya, por quien debes temer es por ti… pues tú serías, desde entonces y sin remedio, la perdida, la extraviada.   


viernes, 30 de noviembre de 2012

¡Corred...!






¡No andéis cabizbajos, corred...! Como chiquillos sobre la mullida alfombra: con brazos abiertos, con  risa nerviosa, alzando miradas y rostros hacia las ramas doradas de otoño. 


miércoles, 28 de noviembre de 2012

Dragones Maltrechos





Puedes, en el silencio, escuchar sirenas, que como relojes inflexibles mueven rostros teñidos de carbón y sol; saborear palabras sencillas pronunciadas con medias sonrisas y, otras, rabiosas o desesperadas, enmudecidas por la necesidad urgente o el miedo; palpar sudores espesos y ásperas toses, lubricados con polvo negro y escarchas de amaneceres; oler a ropa descolorida, a lana apolillada, a botas remendadas o alpargatas. Pero verlo no puedes. Lo intentas, pero la niebla del tiempo lo impide. Tu retina sólo es capaz de apresar a maltrechos dragones que inundaron de humaredas el valle, hundidos en la tierra, alzando sus piedras sobre el páramo solitario, próximos a la urbe crecida. No puedes ver… pero sí, entre niebla coloreada de tiempo, intuir, intuir con apabullante certeza.


lunes, 19 de noviembre de 2012

Escepticismo Sereno




Sus miradas se dirigían hacia nosotros, los que habíamos tomado la calle, los que paseábamos la esperanza –con mayor o menor certeza- en la cálida y luminosa mañana del 14 de noviembre.


lunes, 5 de noviembre de 2012

Velocidad





A ciento veinte por hora difuso apareciste.

Roble, bosque; arbórea ignorancia, espejismo.
 
A ciento veinte quedaste atrás, solitario, nítido.







viernes, 26 de octubre de 2012

miércoles, 10 de octubre de 2012

Entre Málaga y Granada, Acantilados de Maro-Cerro Gordo (2)


Vuelves. Está tan cerca, casi al alcance de la mano. No tienes que atravesar páramos desolados para llegar a uno de los lugares escogidos por los dioses. Aunque no es lo mismo, piensas, y preferirías dedicar una o dos jornadas de tedioso viaje para ir a donde crees se encuentra el paraíso terrenal, para arribar a una tierra conocida o no, en la que buscas el lugar –tal vez inexistente- que aúne los sentidos en uno, en donde confluyan materia y alma.  No eres consciente, aunque a veces te preguntas si el objetivo de la vida, de la tuya, ha sido siempre el mismo, tu búsqueda primordial, el encontrar el sitio en donde todo quede en suspenso, en donde el tiempo parado haga innecesaria la respiración, como un útero cálido y sedoso que te envuelva, sin paredes, abierto e infinito. Varias veces lo has rozado, han sido visiones aproximadas, y aunque tu mirada se empeña rebuscando en todos los rincones en donde tu pie se posa, hace tiempo que has renunciado al encuentro, que dudas de su existencia, y lo más triste es que hace mucho que ni siquiera rozas las antesalas de tu quimera. Hace tiempo que te conformas tan sólo con llegar a lugares hermosos. Y, ahora, vuelves a uno de ellos. Está muy cerca, casi al alcance de la mano. No está cubierto de verde, tu verde anhelado, pero es muy bello. Lo descubriste el pasado año y retornas con la intención de intensificar los paseos por sus caminos. Y, sobre todo, eligiendo los momentos para realizarlos. Planificas y cronometras el ocaso de un día de mediados de septiembre, en donde la luz va siendo diferente, luz dorada y cálida que va dejando atrás los resplandores del estío. Tu alegría crece ante una de las mejores puestas de sol que has vivido. Sí, sin duda, ese es el mejor mirador de unos acantilados que te fascinan, piensas.












Y piensas en repetir la experiencia antes de abandonar la zona. El momento apropiado llega, y quieres compartirlo, con alguien muy cercano que te visita y que crees no conoce aquella tierra como tú. Lo propones. Ya he estado allí, dice para tu sorpresa, unos amigos me llevaron para contemplar la puesta de sol. Pues volvamos a ir, contestas. Subís al coche, apresurados para que el sol no se escape, y llegáis de nuevo al lugar que te fascina. No, no, aquí no es, te dice. El lugar al que me refiero está más alto, junto a una torre. Piensas que sabes cual. Una torre que está en tu memoria, un lugar de vistas extraordinarias, al que se accede a pie y que conociste una luminosa mañana del año anterior. Buscas con la mirada, la señalas en el horizonte.












No, no, oyes, tampoco es allí, es una torre más alta, un lugar desde donde pueden verse las dos vertientes de los acantilados, la de Málaga y Granada. Hacia poniente, la recortada costa repleta de calas escondidas de Maro, Nerja, y sus montañas; hacia levante la hondura de la Herradura y Almuñecar. Y de pronto, te ves siendo esta vez tú quien se deja llevar, quien espera que le muestren un nuevo lugar en donde poder contemplar la caída de la tarde. No dices nada, a pesar de la descripción que acabas de escuchar, piensas que no será más hermoso que tu atalaya; tal vez por ello en el camino no preguntas demasiado y te distraes comentando datos sobre las impresiones que te causa la zona y sobre los lugares visitados.

Abandonáis la antigua carretera nacional y subís por otra en mal estado y zigzagueante. Tu atención, poco a poco, se va concentrando en el ascenso. Es precioso lo que ves. Llegáis al fin del camino. Bajas del coche; te sorprende el panorama. Es increíble. Ha sido todo un azar estar allí, podrías haber vuelto mil veces a esta tierra y podrías haberte marchado todas sin conocer ese camino concreto que pasó desapercibido en los mapas que sueles mirar. Pero si hace dos días estuvimos ahí mismo, en todo lo hondo, exclamas, en una cala preciosa; lo dices como si fuera inadmisible tu presencia en un lugar tan cercano a aquel, como si fuera inadmisible tu ignorancia. Comienzas a hacer fotos, aun a sabiendas de que no podrán plasmar la belleza del lugar. De nuevo, te instan a seguir, a no pararte, el sol se va. Ascendéis casi corriendo, sin aliento, un camino a pie, un caminito cuajado de piedras, entre pinares que huelen a gloria. Y, por fin, la torre. Otra vez cámara en mano, y de nuevo la insistencia en proseguir un poco más.






Traspasáis  la torre y continuáis, rápidos, hasta el vértice del acantilado, el que divide las vertientes, tierra aérea entre Málaga y Granada.

¡Oh!, una pena…, escuchas a unos pasos de ti.

Han sido demasiados los altos en el camino, demasiadas fotos, demasiado tarde... no habéis llegado a tiempo, el sol se ha ido. Pero… qué más da...

En ese momento te da igual ya que el sol pueda o no verse. Parece como si los sentidos se fundieran, como si materia y alma confluyeran, como si tus pulmones no necesitaran aire en un tiempo suspendido, como si un infinito y transparente útero te envolviera. Y aunque sabes, o crees saber, que no es el lugar de esa tu búsqueda, e intuyes que es solo una visión aproximada como otras que tuviste hace tiempo y que temías no volverías a tener…  hay una gran diferencia... en los otros lugares la emoción se desbordó tranquila pero, ahora, ni siquiera un esbozo de lágrima es capaz de brotar en la quietud extrema, en el silencio inmenso, silencio extraño que no conocías y ahora escuchas, pleno silencio de un lugar en el que te quedarías siempre, así, sin movimiento, mirando y sintiendo, no sabes bien qué.







 









Más Información:




viernes, 31 de agosto de 2012

Poemas Necesarios, Nuevo Blog





En estos tiempos oscuros que vivimos se hace necesaria la poesía, para dar luz al camino; también como sosiego en nuestras particulares sendas o veredas. Poesía, compromiso y refugio.

Ante esta necesidad surge mi nueva bitácora, "Poemas Necesarios". Las entradas: un poema y una imagen, mi particular interpretación del mismo.

Como decía Gabriel Celaya, 



/.../ 

poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,


/.../

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

/.../

 Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.



Y qué mejor poema para la primera entrada del blog que "La Poesía Es Un Arma Cargada De Futuro", de Celaya, al que pertenece el anterior extracto.


Enlace a la entrada:

http://lospoemasnecesarios.blogspot.com.es/2012/08/gabriel-celaya-la-poesia-es-un-arma.html 

lunes, 27 de agosto de 2012

Marca España

Y una  mañana todo estaba ardiendo
y una mañana las hogueras
salían de la tierra
devorando seres,
y desde entonces fuego
pólvora desde entonces
y desde entonces sangre.

-Pablo Neruda- 




...mirad mi casa muerta
  mirad España rota...

-Pablo Neruda-


martes, 21 de agosto de 2012

Catastroika, Un Documental Impresdindible

Los periodistas Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi, han viajado por  muchos países para reunir material con el que realizar este documental sobre los programas de desregulación y privatización que se han realizado y se están realizando. Analizan la venta de los bienes públicos, la "subasta" de Estados, haciendo hincapié en Grecia. 




viernes, 20 de julio de 2012

19J, Manifestación En Córdoba

A las 8:30 de la tarde, con 39ºC, comenzó la manifestación contra los bestiales recortes del Estado del bienestar. A pesar del calor, más de 25.000 personas salieron a la calle en Córdoba. Pasearon, sin el ambiente festivo de otras veces, con rostros serios y gestos de preocupación. El recorrido, demasiado corto: desde la Glorieta de las Tres Culturas hasta la Subdelegación del Gobierno. Recorrido ancho y casi rectilíneo, bordeando los jardines de las grandes avenidas, en donde hay pocas viviendas. Daba la impresión de que -a pesar del amplio, céntrico y bonito escenario- se estaba haciendo una manifestación por la puerta de atrás, por un callejón solitario, alejado de las miradas del resto de cordobeses que no acudieron. ??????????  Quién diseñó el recorrido, nos preguntábamos algunos. En cualquier caso, fue un éxito de la ciudadanía, que parece comienza a tener conciencia de la situación. Trabajadores de todos los sectores, docentes, sanitarios, bomberos, parados, jubilados, estudiantes, ancianos, niños... Familias al completo.... Podían verse caras conocidas, como Rosa Aguilar y el antiguo rector de la Universidad, sin encabezar pancartas sino confundidos entre los miles de asistentes. Cuando la cabecera de la manifestación llegó al punto final, aún había personas en el inicio del recorrido. Lo mejor del trayecto: la Avenida de Vallellano quedó convertida en una inmensa plaza, donde se procedió a una apasionada lectura (con una excelente megafonía) de las reivindicaciones por parte de los organizadores de la marcha. En silencio, los asistentes escuchaban y aplaudían. Los aplausos se acrecentaron cuando se llamó a una Huelga General para septiembre, si el gobierno de Rajoy no da marcha atrás en las brutales medidas. También, cuando se le exigió al gobierno de la Junta de Andalucía que no siga los dictados del gobierno central sino que proceda en un acto de rebeldía coherente y justa. El himno de Andalucía y Santa Bárbara (en solidaridad con los mineros del norte) fueron coreados por todos. Sobre las 10:30 concluyó la manifestación. Noche ya, hacía un poquito más de fresco, 38 grados; sólo había  bajado uno desde la salida. 

(Vídeo realizado con la fotos que tomé durante la manifestación):










martes, 10 de julio de 2012

Entrevista a Eduardo Galeano



Galeano comienza hablando de cómo aprendió el Arte de Narrar en los cafés de Montevideo, acto casi mágico por el cual alguien que cuenta lo que ocurrió logra que vuelva a ocurrir mientras es narrado... y no hay universidad que lo enseñe... la única universidad es el café... Nos habla de Historia, de que la Historia no está condenada a repetirse, aunque los amos del mundo hagan todo lo posible para que se repita... que lo mejor de la Historia humana es su capacidad de sorpresa... Nos dice que estamos entrenados para el miedo que nos obliga a creer que el prójimo es nuestro enemigo.. que el otro es una amenaza, no una promesa. Habla de los indignados, del mundo actual que se tambalea y de la lucha necesaria frente al ataque de los mercados neoliberales. Y continúa hablando de la vida, del arcoiris terrestre...

domingo, 8 de julio de 2012

Serrat y Sabina, Córdoba, Dos Pájaros Contraatacan

 
Días anteriores al concierto de Serrat y Sabina, paseando por la ciudad, tuve un sobresalto inesperado (bueno, como lo son todos); tras una esquina que abría el ensanche a una plaza quedé parada de cuajo al encontrarme con estos dos pájaros que contraatacan. Al parón ocasionado por la sorpresa inicial -tal vez, décimas de segundo- siguió un primer segundo de duda: ¿Qué hacer? ¿Petición de autógrafos? (¡uf!, no, descartada) ¿Seguir adelante, pues, como si tal cosa, como si esos pajarracos (de buen agüero) no estuvieran allí? ¿Poner cara de póquer? ¿De lela? ¿Ir hacia ellos? ¿Cruzarme de acera? ¿Decirles buenos días? ¿Sonreír  levemente o con amplitud, ensanchando labios hasta mostrar los dientes? ¿Volver la cara hacia un insulso escaparate como si fuera la cueva del tesoro o fingir, mientras ando,  que busco, por ejemplo, un mechero perdido en  el bolso? Gran dilema. Cuando terminó este primer segundo de duda, entré en el siguiente con la resolución de no apartar mis pasos, de dirigirme hacia ellos y saludarlos (al fin y al cabo,  son más allegados que algunos familiares; no en vano me sé de pe a pa su discografía). Pero la resolución tomada no vino sola, vino acompañada de nuevas dudas: Cuando llegue junto a ellos... ¿Qué hago...? ¿Qué les digo...? ¿Les tiendo la mano? ¿Planto un beso en sus mejillas (o sea, dos, uno por cabeza) o un par (es decir, cuatro, dos por menda)? ¿O me dejo de saludos cariñosos y severamente les regaño por el desatino que cometen poniendo en jaque su salud al venir días antes del concierto a una ciudad con temperaturas de desierto? ¿O les alabo el gusto, por el contrario,  y me ofrezco de cicerone para mostrarles recovecos perdidos entre laberintos de frescas callejas (abanico en mano, claro)? Pero.... sobre todo... sobre todo... y ante todo...la gran duda que me corroía era la siguiente:  ¿En primer lugar, a quién de ellos me dirijo? ¿En qué rostro y ojos detengo, en ese futuro segundo, tan cercano, los míos?  Aunque me gustan mucho los dos, en fin, siempre hay alguien que tira más... ¿Me dirijo a ese o al otro? ¿O, tal vez, pueda hablar a uno (hola fulanito... hombre... qué sorpresa...) mientras miro al otro? ¡Ojú!, qué lío. El tercer segundo transcurrió en blanco, y en blanco continúa, no lo recuerdo aunque lo intente, sólo veo neblina de tiempo ausente. No sé qué pasaría por mi cabeza, pero, el caso, es que inicié el cuarto diciéndome:  ¿Pero a estos dos pájaros qué les pasa? ¿Están tontitos, o son estrafalarios (como dice mi madre)? ¿Acaso, no saben salirse de su propia novela (esto lo digo yo)? ¿Cómo pueden pasearse por ahí, con traje, corbata, sombrero y bombín? Y transcurrido el cuarto, en el quinto segundo, tras el shock de la vestimenta, todos mis interrogantes se desvanecieron; me di media vuelta, ya no me apetecía saludarlos, no sé si sentía rabia o pena. Pero la cosa no quedó ahí, volví a encontrarlos al cabo de una hora en mitad de una calle cercana, al día siguiente en una avenida y en el de más acá camino del super. Y siempre de la misma guisa, con el mismo atuendo negro, y lo peor de todo, lo que me encogía el corazón (pobrecillos) era que no hacían nada para resguardarse, invariablemente siempre, siempre, estaban al sol. Estuve tentada de conectarme a Internet para revender mis entradas (y, si era preciso, a precio de saldo, con los descuentos de la temporada). Se resquebrajaban los mitos, se me hacía insufrible encontrarlos hasta en la sopa. Tal vez, (llegué a pensar, como disculpa) quisieran hacerle competencia al santo, a San Rafael... Sí, puede que quisieran convertirse en custodios de esta urbe, como él... (Cómo me gustan... qué originales... si es que son únicos...) La verdad, pensándolo bien...  no estaría nada mal,  ver cada día, a lo largo de las estaciones, en mitad del Puente Romano y en lo más alto de la Torre de la Mezquita a Sabina y a Serrat.

No revendí ni regalé las entradas, fui al concierto, y un nuevo sobresalto de mí se apoderó. Dios...!!! puede que de verdad tengan una veta divina y obren milagros...  Allí estaban... deambulando por el escenario y... al mismo tiempo, en el graderío y junto a la puerta del teatro... Apreté los ojos todo lo que pude, los abrí, volví a repetir la operación, y al fin, decidí no aplazar más la visita al oftalmólogo que me permitiera  distinguir al artista del cartel (eso sí, y lo digo en mi descargo: cartel a tamaño natural). Pero lo peor de todo no fueron mis lapsus visuales (por lo que más quieras -qué vergüenza-, no los cuentes, que no se entere nadie...), sino las grandes expectativas e ilusiones rotas: a partir de entonces ya sería del todo irremediable, no nos quedaría otra que continuar, por los siglos de los siglos (sin amen), en los paseos y caminatas por Cordobita la Llana, mirando a, siendo observados desde las atalayas por, y lo realmente desesperante: encontrando en todas las fotografías, como un fantasma (o como ese niño graciosillo), colado, sin permiso, al omnipresente y alado Custodio y Santo.


 



Como acabo de decir (tomando, quizás, un atajo demasiado largo), los carteles anunciando el concierto fueron colocados varios días antes en los lugares más estratégicos de la ciudad, directamente sobre el suelo. Era evidente que la venta de entradas anticipadas no era la esperada por la organización. Por todos -incluída yo- se criticaba el que parecía un alto precio (50 € con antelación; 55 en taquilla). "Bueno... son dos los que actúan... estarán tiempo sobre el escenario...", se decía o pensaba como disculpa. Más tarde, ya en el concierto, al darse uno cuenta del montaje (músicos, escenario, cámaras, creaciones artísticas de imágenes, recursos materiales y humanos necesarios en la gira...) no parecía un precio demasiado elevado. El concierto no fue en el campo de fútbol ni en la plaza de toros, con más capacidad (tal vez, habría ido más gente a un precio más bajo), sino en el Teatro al aire libre de la Axerquía, teatro que terminó por llenarse, a excepción del graderío superior (como en la mayoría de los mejores conciertos que allí se dan).  Sabina, en primer lugar, y emocionado, agradeció al público la asistencia, a pesar del calor y de la crisis. Por desgracia, la crisis invade y pisotea todos los lugares y ambientes, pero, al menos, respecto al calor se equivocó (tal vez el traje y los focos); esa noche fue una noche de brisa fresca (ah... y la luna que asistió -gratis- no era tísica, sino una hermosa luna llena encaramada sobre los cipreses de un teatro por el que siento debilidad).

Y el concierto, genial. Casi tres horas de luz, marcha, poesía, imágenes y mucho sentido del humor, por parte de ambos. Tres horas que se hicieron cortas, que pasaron en un abrir y cerrar de ojos, que supieron a poco, a muy poco, y que hicieron que antes de pisar la calle estuviéramos deseando encontrar nuevos carteles que anunciaran que estos pájaros son incombustibles. Ojalá, como dijo uno de ellos, estén pronto de vuelta.

 
ÁLBUM DE UN CONCIERTO:

 



jueves, 28 de junio de 2012

Festival de la Guitarra, Córdoba 2012: Sabina, Serrat, Jethro Tull...


Los Conciertos, Cursos y Actividades Paralelas de la 32 Edición del Festival de la Guitarra de Córdoba, tendrán lugar este año del 3 al 14 de julio. 

Más abajo, se incluye información sobre los diversos apartados; también, enlaces de interés.

Saboreemos primero un par de degustaciones para ir abriendo boca:


Serrat & Sabina
(5 de Julio 22,30)
"Hoy Por ti, Mañana Por Mi"
(La orquesta del Titanic)






Jethro Tull
(14 de julio 23,30)
Thick As A Brich, Parte 1.1






 INFORMACIÓN Y ENLACES:

CONCIERTOS

En el apartado de Flamenco tendremos a Miguel Poveda, La Compañía de Mercedes Ruiz, José Antonio Rodríguez, el Ballet Flamenco de Andalucía y Niño Pura. 

En el apartado de Jazz, Blues y Rock nos visitarán John Scofield; Kurt Elling & Charlie Hunter; Robben Ford, Michael Landau, Jimmy Haslip y Gary Novax; el grupo Saratoga; Fawzi Chekili Quartet y, como guinda que dará fin al festival, los Jethro Tull.

En Otras Músicas los conciertos programados son los de  Luis Delgado; Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat; Pitingo; Luar na Lubre y Amaral. 

Por último, en Música Clásica podremos escuchar los conciertos de La Orquesta de Córdoba; Ariel Abramovich; Pedro Izquierdo; Ricardo Gallén; la Joven Filarmónica 'Leo Brower'; el Dúo Amma & Alejandro Amores;  Mircea Gongocea; Eliot Fisk; al Dúo Assad; a Manuel Barrueco; Egberto Gismonti y a los Hermanos Cuenca.

Los escenarios: El Teatro de la Axerquía, El Gran Teatro y El Teatro Góngora.  


PROGRAMA FORMATIVO

Varios apartados: Guitarra Clásica; Guitarra y Otras Músicas; Guitarra Flamenca; Baile Flamenco; Cante Flamenco.


ACTIVIDADES PARALELAS 

Conferencias, Publicaciones, Exposiciones, Presentaciones...


 WEB OFICIAL DEL FESTIVAL:


martes, 5 de junio de 2012

Jaén, Paraíso Interior

Jaén no es sólo la provincia con mayor producción de aceite de oliva del mundo. Jaén es mucho más; es un auténtico paraíso interior con la mayor extensión de Parques Naturales de España, con dos ciudades Patrimonio de la Humanidad y con muchísimas más cosas, algunas de la cuales pueden verse en el siguiente vídeo promocional realizado por la Diputación de Jaén.







Uno de los encantos de la provincia de Jaén son los pueblos pequeños y pintorescos, desde donde se aprecian las hermosas cumbres de la sierra:


La Puerta de Segura (Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas):


 
 Monte El Yelmo (desde la Puerta de Segura):



Monte La Buitrera (La Puerta de Segura):



Y las ciudades monumentales, Patrimonio de la Humanidad, cumbres del Renacimiento español. Algunas imágenes de Úbeda:


Hospital de Santiago:



 Palacio de Carlos V:




Iglesia de Santa María:

miércoles, 30 de mayo de 2012

Joaquín Sabina, "Contigo", y J.Romero de Torres


El siguiente vídeo es mi particular homenaje a dos artistas andaluces. Un andaluz de Jaén (Úbeda), músico: Sabina, cómo no. Y un pintor cordobés, J. Romero de Torres.







jueves, 17 de mayo de 2012

Eduardo Galeano, Los Hijos de los Días

 

Los Hijos de los Días  de Eduardo Galeano es un libro para leerlo poco a poco, un viaje a través de los 366 días de un año bisiesto. 

Con una prosa hermosa y concisa, desde un punto de vista comprometido y coherente, Galeano nos regala cada día una pequeña y, al mismo tiempo, gran historia; palabras para la reflexión.



 Un extracto (pag. 291):


Setiembre
11
                                            
  Día contra el terrorismo


      Se busca a los secuestradores de países.
    Se busca a los estranguladores de salarios y a los exterminadores de empleos.
     Se busca a los violadores de la tierra, a los envenenadores del agua y a los ladrones del aire.
     Se busca a los traficantes del miedo.





15-05-2012: Eduardo Galeano en la Facultad de Filosofía de Córdoba, con motivo de la presentación del libro, en donde procedió a la lectura de pasajes del mismo.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Patios de Córdoba, Detalles para un Aniversario

Primer aniversario de la inauguración de este blog. Y qué mejor modo de celebrarlo que recogiendo en una entrada un vídeo con algunos detalles de los patios que por estas fechas se encuentran abiertos al público, patios que igualmente fueron motivo de una de las primeras entradas en mayo del pasado año. Paseos que, aunque se repitan a través del tiempo, aportan las mismas sensaciones de sorpresa que la primera vez, logrando que los sentidos se abran y el alma se sosiegue ante la belleza de esos rincones apacibles, serenos, refugios escondidos tras las puertas de los muros blancos de esta extraordinaria ciudad.

Siempre, un zaguán antecede al patio, pero en ocasiones son más de una las puertas que hay que atravesar hasta llegar al jardín interior: fresco de exuberantes y verdes hojas, sonoro de agua, perfumado de flores... En el caso de la imagen son cuatro las puertas: la de la calle que da acceso al primer zaguán (a la espalda), la segunda que lleva a un pequeño patio, la tercera a un segundo zaguán y por fin una cuarta que se abre al recóndito vergel. Es como si necesitaras un camino de peregrinaje, un camino en el que prepararte antes de sumergirte en las profundidades de un mundo privado, ajeno, cuajado de sensaciones, al que se te permite acceder durante un puñado de días del mes de mayo.

Los patios cordobeses son variados: desde el patio palaciego, pasando por los más o menos señoriales, hasta el humilde patio de vecinos. Patios porticados los primeros; en sus cuatro lados, tres, dos o uno. Patios laberínticos los últimos, con rincones de uso común como antiguas cocinas o lavaderos, y, a veces, con una estructura de callejas interiores desde donde se accede a las viviendas de los vecinos, de planta baja. Desde los porticados, cuadrados generalmente, se distribuyen las estancias de la gran casa. Sobre ellos, en la primera planta se alzan los corredores, abiertos o cerrados, y/o terrazas que suelen ser una prolongación del patio, otro jardín en las alturas... Pueden verse pilas árabes, pozos y, en algunos, columnas y capiteles sustraídos hace -más o menos siglos- de las ruinas de Medina Azahara... Las categorías para los premios son dos: arquitectura antigua y arquitectura moderna o renovada; cada una con tres premios y seis accésit. Difícil lo tiene el jurado.

A continuación un vídeo realizado con fotos  tomadas hace unos días: Patios de Córdoba, Detalles. Con música de Luis Pastor y Bebe:   

 




El concurso de Patios comenzó a celebrarse en 1933 (aunque parece que en los años veinte hubo algún antecedente), estando en aquellos primeros años asociado a la Feria cordobesa. La cuantía de los premios era elevada para la época. El cártel de aquella lejana edición:

 



Enlace a la entrada del 17 de mayo del pasado año sobre los patios cordobeses:

Enlace al Plano y Programación de Patios 2012:



domingo, 6 de mayo de 2012

García Lorca, Medio Pan y Un Libro


Quevedo, en sus desplazamientos -forzados o no- cargaba sus baúles con libros.  García Lorca se desprendía de todos los que poseía, no porque le pesaran sino para compartirlos con aquellos que carecían de medios para comprarlos. En septiembre de 1931, con motivo de la inauguración de la biblioteca de Fuente Vaqueros, dio una charla en la que habló con pasión de las necesidades culturales del ser humano, de los pueblos. Extracto de su discurso:


“No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social. Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros? ¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoievsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida”.




jueves, 12 de abril de 2012

El Mito del Ave Fénix


La leyenda del Ave Fenix relata la historia de un ave que se prende fuego, se consume y renace de sus propias cenizas. Está presente en numerosas culturas de todo el mundo. El Ave Fénix ha sido un símbolo de purificación y de renacimiento físico y espiritual. También representa la delicadeza y la bondad ya que vive sólo del rocío sin dañar a ninguna criatura. Según el mito, poseía varios dones, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas.

Fue citado por los sacerdotes egipcios de Heliópolis, el griego Heródoto, los escritores latinos Plinio el Viejo, Luciano, Ovidio, Séneca y Claudio Claudiano, o los cristianos Pablo de Tarso, el Papa Clemente de Roma, Epifanio o San Ambrosio. En el Antiguo Egipto se la denominaba Bennu y fue asociado a las crecidas del Nilo, a la inmortalidad y al Sol. Los chinos la concebían como símbolo de la virtud y la prosperidad.



martes, 20 de marzo de 2012

Julio Anguita y José Saramago, Dos Mentes Lúcidas

En 1999 José Saramago y Julio Anguita compartieron mesa y tribuna. Fue en Extremadura y bajo el lema: "La izquierda con Saramago. Alternativas al neoliberalismo". Los discursos que dieron aquel día son atemporales. En la actual situación las palabras de ambos, palabras brillantes, amenas, sinceras, lúcidas, cuajadas de fina ironía, llenas de alma... están en plena vigencia. Todo un placer escucharlos.



Julio Anguita: Resignación o Rebeldía
(la resignación es como una droga que duerme a la gente)




José Saramago: "La alternativa al Neoliberalismo se llama Conciencia"

sábado, 17 de marzo de 2012

Córdoba, Vida y Genio: un Vídeo que Enamora

Incluyo aquí un magnífico vídeo sobre la ciudad de Córdoba (y algunos lugares de la provincia), dirigido por el internacionalmente reconocido y premiado Hervé Tirmarché, realizado por la empresa ECCO y coproducido por el Consorcio de Turismo de Córdoba, La fundación Córdoba Ciudad Cultural y el Patronato Provincial de Turismo de Córdoba. En él han participado desinteresadamente artistas cordobeses o que viven en Córdoba, entre ellos Vicente  Amigo, El Pele, La Orquesta Sinfónica de Córdoba...

Si alguién aún no está enamorado de esta ciudad, cuando concluya la visualización de la película, sin duda,  lo estará. 




jueves, 15 de marzo de 2012

Ramiro Pinilla, Las Ciegas Hormigas

Ramiro Pinilla (Bilbao, 1923) creo es uno de los escritores vivos más importantes, aun siendo un desconocido para dos generaciones de españoles. Es considerado como uno de los renovadores de la narrativa española que se da en los años sesenta. Tras recibir en enero de 1961 el Premio Nadal por Las Ciegas Hormigas (a mi parecer una auténtica obra maestra), y en 1962 el premio de la Crítica, desapareció de los circuitos comerciales y sólo publicó en una pequeña editorial que fundó él mismo: Libropueblo, que distribuía sólo en Bilbao y a precio de coste (sí, sí, a precio de coste: increíble o difícil de entender en el actual mundo mercantilizado que tenemos.... y para ganarse la vida escribía textos para álbumes de cromos y biografías por encargo). En los primeros años de este siglo XXI publicó  la trilogía Verdes Valles, Colinas Rojas, en Tusquet, y comenzó a ser premiado (de nuevo) y reeditado.  Las Ciegas Hormigas ven la luz en 2010.

 ¿Por qué ha sucedido esto? La clave puede que esté en las palabras que dice el propio escritor en el prólogo de esta última edición: Las ciegas hormigas ha permanecido medio siglo secuestrada por la editorial Destino. En el contrato leonino que aquel ingenuo escritor firmó con entusiasmo, una cláusula decía que el editor sería dueño de la obra mientras en su almacén quedaran cien ejemplares: era la posesión de ella por vida. Si nuestras relaciones se rompieron pocos años después, no fue por este abuso sino por otras deslealtades. Señalaré una: cierto día se presentó en mi casa un equipo completo de la televisión alemana para rodar en la costa de Getxo mi novela. Al decirles yo que no tenía la menor noticia, no lo podían creer. Llamo a Destino. "No se preocupe, Pinilla, todo está en regla" Sólo entonces me enviaron 100.000 pesetas. ¿Poco? ¿Mucho? Lo indignate era lo otro, el desprecio al autor /.../ Otra: en 1999, Planteta Agostini, con Destino en este grupo, publicó mi novela en silencio y sin que hasta ahora el autor haya recibido un céntimo. Desde hace meses Las Ciegas Hormigas ha regresado a mis manos gracias a las personales gestiones de Toni López Lamadrid, de Tusquets, recientemente fallecido, al que nunca dejaré de agradecérselo. Un editor enseñando a otro buenas maneras.

Conocí de la existencia de Pinilla hace unos pocos años, a través de la lectura de su novela La Higuera, y hace año y pico al fin pude leer las Ciegas Hormigas, que desde entonces está entre, no sé, tal vez los diez mejores libros que he leído. Está narrado desde un punto de vista múltiple, hablan las voces interiores de cada personaje contando la realidad desde su yo más íntimo. Una cruda realidad de dignidad y de lucha desesperada por la supervivencia. Y el autor lo hace con tal naturalidad que el lector parece que está allí, siendo uno más de la familia de Sabas Jaúregui, los protagonistas.

 Otras palabras del autor en el prólogo: Las Ciegas hormigas es un título nada sutil, frontal, demasiado directo y descarnado, pero quería contar una historia con personajes al límite debatiéndose entre el sentimiento y el instinto animal de supervivencia, enfrentados a una realidad que los quiebra, una realidad que, en realidad, es todas las realidades.

Los críticos comparan Las Ciegas Hormigas con Mientras Agonizo de William Faulkner. Este último es extraordinario, pero si forzadamente tuviera que elegir, me quedaría con las Ciegas Hormigas; en cualquier caso, es uno de los pocos libros que estoy dispuesta a releer una y más veces.